2024-06-12

Día Internacional del Preso Político

La cárcel no se creó como un medio para dar respuesta a la delincuencia, sino como una medida para eliminar de la calle a grupos de población que consideraban contrarios al orden social, directamente relacionados con la pobreza.

En el Día Internacional de los Presos Políticos, Tinko quiere mostrar su solidaridad con todos los militantes diseminados por las cárceles del mundo y que se mantienen firmes en la defensa de sus principios políticos. Queremos hacer una mención especial al palestino Jader Adnan (72 días en huelga de hambre en una cárcel de Israel. Israel mantiene presos a 4900 palestinos, 160 de ellos menores de edad), y al preso anarquista italiano Alfredo Cospito, en huelga de hambre desde el 20 de octubre de 2022 contra el aislamiento.

Es imprescindible entender qué es la cárcel y cómo funciona para entender su función. La cárcel, lejos de buscar la reinserción de nadie, es un instrumento para subordinar la personalidad y la voluntad del preso. Sus principios fundamentales son la obediencia y la sumisión, y para ello aprovecha la opacidad de la cárcel, combinando de este modo prácticas legales e ilegales.

La cárcel no se creó como un medio para dar respuesta a la delincuencia, sino como una medida para eliminar de la calle a grupos de población que consideraban contrarios al orden social, directamente relacionados con la pobreza.

La cárcel sigue siendo hoy, como en el siglo XVIII, el medio para eliminar de la calle a todo aquel que no entre en los parámetros de la sociedad burguesa como consecuencia de la exclusión y la miseria provocadas por el capitalismo. Ni que decir en lo que respecta a los militantes políticos, a los que se pretende imponer un castigo ejemplar, sembrando el terror para condicionar la militancia de quienes se enfrentan al sistema.

Por eso es obligación de todo militante político hacer una reivindicación de la amnistía, porque esta reivindicación no es un simple clamor a favor de la libertad de los presos y presas políticas, sino también un grito a favor del derecho a rebelarse contra la injusticia.

A través de la reivindicación de la amnistía estamos evitando la manipulación de la historia, ya que estamos quitando la etiqueta de “terrorista” a quien, precisamente, combate el terrorismo de la burguesía.

Mediante la reivindicación de la amnistía dejaremos abierta la puerta a la lucha a las generaciones futuras, sin decir a nadie lo que tiene que hacer, pero sobre todo sin entorpecer el camino de nadie.

En definitiva, mediante la reivindicación de la amnistía estamos haciendo una defensa de los militantes políticos: del derecho a organizarse, a reunirse, a movilizarse y a revertir la situación política. A través de la amnistía estamos haciendo una defensa del estatus político de los militantes más comprometidos.

Una sola cárcel puede contener dentro de sí muchos tipos de cárcel según la actitud del preso, para castigarlo aún más si este no se somete, o para ser más flexible si acepta la condena, pero siempre con el mismo fin: mantener intacto el statu-quo impuesto por la oligarquía y la burguesía por medio de distintas formas de opresión.

Entre los presos y presas políticas vascas, todavía hoy, hay quien está alejado de casa, o sigue siendo castigado en galerías de aislamiento, y así será mientras exista un solo preso político. La última cárcel será derribada con la consecución de esa sociedad basada en la justicia que es el comunismo, momento en el que se materializará la amnistía total y definitiva que tanto deseamos.